sínodo 2018

Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional

El camino sinodal comenzó con la redacción del Documento Preparatorio (DP), publicado el 13 de enero de 2017 junto a una “Carta para los jóvenes” del Santo Padre. El DP incluía un Cuestionario con quince preguntas para todos, tres específicas para cada continente y la solicitud de compartir tres “buenas prácticas”.

Desde el 11 al 15 de septiembre de 2017 se realizó un Seminario internacional sobre la condición juvenil con la presencia de muchos expertos y algunos jóvenes, que ayudaron a enfocar la situación de los jóvenes en el mundo de hoy desde el punto de vista científico.

Junto a estas iniciativas destinadas a hacer partícipe toda la Iglesia, también hubo oportunidades para escuchar la voz de los jóvenes, porque desde el inicio quisimos hacerlos protagonistas. En primer lugar, se preparó un Cuestionario on line en varios idiomas que reunió las respuestas de más de cien mil jóvenes. Se realizó la Reunión Pre-sinodal (Roma, 19-24 de marzo de 2018), que se concluyó el domingo de Ramos con la entrega al Santo Padre de un Documento Final. Participaron en esta iniciativa unos trescientos jóvenes de los cinco Continentes y también unos quince mil jóvenes a través de las redes sociales. El evento, expresión del deseo de la Iglesia de ponerse a la escucha de todos los jóvenes, sin excluir a ninguno, obtuvo una notable resonancia.

El material recogido de estas cuatro fuentes principales – al que se agregan algunas “Observaciones” que llegaron directamente a la Secretaría General del Sínodo – es sin duda muy vasto. Con la ayuda de algunos expertos fue ampliamente analizado, cuidadosamente sintetizado y por ultimo recogido en el presente “Instrumento de trabajo”.

El texto está estructurado en tres partes y retoma los temas de forma funcional con respecto al desarrollo de la Asamblea sinodal de octubre próximo, según el método de discernimiento: la I parte, vinculada al verbo “reconocer”, recoge distintos momentos de escucha de la realidad, haciendo una síntesis sobre la situación de la juventud; la II Parte, orientada por el verbo “interpretar”, ofrece algunas claves de lectura de las cuestiones decisivas presentadas al discernimiento del Sínodo; la III Parte, con el objetivo de llegar a “elegir”, reúne diferentes elementos para ayudar a los Padres sinodales a tomar una posición sobre las orientaciones y decisiones que se tomarán.

El texto se concluye con una significativa atención al tema de la santidad, para que la Asamblea sinodal reconozca en esta “el rostro más bello de la Iglesia”  (GE 9) y lo sepa proponer a todos los jóvenes de hoy.

Lorenzo Cardenal Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos