Testimonio

Unidas en la búsqueda de lo esencial

El encuentro con la Verdad

Una semana después del intenso curso escolar, me fui a Italia para iniciar el encuentro con la ruta Dominicana en Roma, Bolonia y Siena. Desde Italia vinimos a España y finalmente a Francia. He vivido el encuentro con mucha ilusión, con grandes deseos de encontrarme con algo nuevo, con el deseo de recuperar fuerzas perdidas, de saborear momentos, de escuchar y compartir y disfrutar de momentos de fraternidad con las hermanas de distintas provincias, delegaciones y casa filiales de la Congregación.

Ha sido para mí una experiencia enriquecedora tanto con las ponencias como en la convivencia. Un tiempo de reflexionar sobre nuestras raíces, nuestro carisma misionero, las dimensiones esenciales de nuestra vida dominicana que debemos cultivar y profundizar para mantenernos fieles a nuestra vocación. También hemos tratado aspectos importantes para fomentar la???????????????????????????????????? vida comunitaria como los deberes y obligaciones, el liderazgo centrado en la escucha y servicio y cómo gestionar los recursos para colaborar a la construcción del Reino de Dios y asegurar la viabilidad de nuestra Congregación en el futuro. Además hemos podido disfrutar y compartir nuestra alegría, la variedad de apostolados que realizamos y la realidad de la vida comunitaria. Todo ello me ha renovado física y espiritualmente.

La acogida cálida de todas las comunidades que hemos visitado es algo de agradecer porque ha marcado de manera especial a las participantes de otros países y ha servido como un ejemplo e inspiración  que la edad avanzada no impide ser comprometida con la misión que cada una desempeña. Quiero agradecer de corazón a las hermanas del Gobierno General por organizar el encuentro y darme esta oportunidad inolvidable y muy significativa para mi vida.

Sor Jenny