ECOS JULIO 2019

En vacaciones para que el bienestar sea auténtico y profundo es preciso que la persona encuentre su  equilibrio tanto consigo misma como con los otros, con el ambiente y la naturaleza. Por ser tiempo de  descanso, se deberían cuidar los momentos de interioridad, de reflexión personal, de silencio, de  escucha. Un fin de las vacaciones es que cada uno se encuentre a sí mismo y halle el propio  pensamiento, su ánimo, la propia y verdadera libertad, el sentido de la propia vida.

Leer documento completo en PDF