Reflexión previa al Capítulo

Concluidos los días de reflexión y oración previos al Capítulo, iniciaremos los trabajos capitulares.

Nos acompañó durante la reflexión, como sabéis, el P. Jerónimo Fuertes, OP. que la centró en la importancia de la llamada en nuestra vida, y en la que no podemos olvidar:

Dios es quien elige, quien toma la iniciativa, independientemente de nuestras cualidades, de nuestros defectos, y camina con nosotras siempre. Esta es la razón por la que podemos seguir siempre adelante, aunque haya momentos en que la fidelidad no sea tan real.

Y nos eligió para el servicio a los demás. Desde ahí hemos de ver en cada persona a un hermano a quien tengo que respetar, amar y ayudar porque para eso he sido llamada.

Nuestra respuesta y nuestro seguimiento tiene que centrarse en la fe, en la confianza plena en Dios y el encuentro personal con Él para seguirle en plenitud. No se trata de saber muchas cosas de Él sino de un encuentro personal con Él. Es necesario conocerle para amarle; no se puede amar lo que no se conoce.

Seguimiento real del Jesús humano al Jesús de la pasión y al Jesús pascual, haciéndolo realidad en el día a día con paz, con alegría testimoniándolo en cada momento de nuestra vida porque Dios va siempre con nosotros.

Este seguimiento, desde un nivel serio, es decir incondicional no como admiración y aceptación a nivel solo intelectual, supone:

  • Unidad interior
  • Fecundidad de vida
  • La alegría